Category: Inversiones

Lo esencial de invertir

Las inversiones son esenciales para alcanzar la salud financiera. Las inversiones nos permiten gozar de una mejor calidad de vida. Las inversiones ayudan a que nuestro capital crezca. Las inversiones permiten que nuestros recursos no se queden estancados. Las inversiones nos incitan a aprender sobre la marcha, a tomar mejores decisiones financieras y a asegurar nuestro patrimonio a largo plazo.

Armando un portafolio

Armar un portafolio de inversión parece una tarea titánica, pero es más sencillo de lo que parece. Cuando pensamos en armar nuestro portafolio de inversión, es elemental pensar en diversificación. Diversificar es simplemente no concentrar todos nuestros recursos en una misma inversión, o dicho coloquialmente, no poner todos lo huevos en la misma canasta.

Perdamos el miedo

Perdamos el miedo a invertir. Perdamos el miedo a tomar decisiones que pueden mejorar nuestra calidad de vida. Perdamos el miedo a introducir pequeños cambios que generen resultados positivos en nuestro día a día. Perdamos el miedo a invertir haciendo un análisis detallado de nuestra situación financiera presente y evaluemos los riesgos de las distintas alternativas que nos ofrecen los mercados financieros.

Invertir es sencillo

Cada ser humano ve la vida tras una óptica distinta. Cada ser humano percibe su entorno en base a sus experiencias de vida. Cada vez se suman más personas al universo de la cultura financiera y comienzan a hacer uso de instrumentos útiles e interesantes que les permiten tener acceso a una mejor calidad de vida. Cada vez somos más los que buscamos formas sanas de administrar nuestros recursos e implementamos estrategias que nos ayuden a ver crecer nuestro capital.

Eligiendo inversiones

El universo financiero es infinito, las alternativas son sumamente variadas y las opciones de productos financieros, ni hablar. El mundo de las finanzas es complejo por lo que analizar el panorama completo es esencial. El mundo de las finanzas tiene su chiste y debemos conocer las alternativas para poder tomar decisiones acertadas.

Haciendo una pausa

Nuestra percepción tiene un impacto significativo sobre nuestra calidad de vida. La manera en la que vemos las cosas tiene un efecto importante sobre nuestras finanzas personales. Nuestra mente actúa de una forma muy peculiar y puede jugarnos chueco ante situaciones de estrés. Nuestra mente es muy poderosa, mucho más de lo que pensamos. Nuestros pensamientos tienen un efecto directo sobre nuestro estado de ánimo y sobre las decisiones que tomamos en nuestro día a día. Nuestra mente tiene una influencia importante sobre nuestras decisiones financieras, por lo que es fundamental conocer nuestros patrones de pensamiento para poder sacar provecho de ellos.

La confianza es clave

El ahorro es posible en todo momento, incluso ante circunstancias difíciles y situaciones inciertas. El ahorro es viable si nos planteamos metas sólidas y concretas. El ahorro es viable si nos basamos en nuestra realidad presente y visualizamos nuestro futuro. El ahorro es posible si logramos implementar un plan de acción con estrategias contundentes que nos guíen en cada paso del camino.

El debería

La salud financiera debería comenzar desde nuestros primeros años de vida e irse infiltrando de manera natural. La salud financiera debería ser parte de nuestro vivir cotidiano y debería permear todas las áreas de nuestra vida. El debería es relativo y muchas personas comienzan sus aprendizajes financieros cuando entran al mundo adulto y dan sus primeros pasos por el mundo laboral.

Decisiones meditadas

Tomar decisiones financieras adecuadas es elemental para alcanzar la independencia económica. Tomar decisiones con inteligencia financiera nos abre las puertas a un mundo lleno de oportunidades. Tomar decisiones financieras acertadas es un arte que muchos quisiéramos implementar.

Las finanzas slow

La mayoría de las personas viven a prisa y no se detienen a ver los pequeños detalles que nos ofrece el universo. La mayoría de las personas dan por hecho las maravillas del mundo y no se detienen a percibir lo más elemental. Vivir bajo una filosofía slow nos ayuda a tener unas finanzas personales más sanas, pues nos permite disfrutar de los pequeños detalles, ser conscientes de nuestros gastos, planificar, ahorrar y realizar inversiones intencionales.