Etiqueta: Inflación

Estamos perdiendo tiempo valioso

Los efectos económicos de la pandemia persisten a nivel global y las finanzas mexicanas se ven nuevamente impactadas. Los altos niveles de inflación están desencadenando nuevos conflictos dentro de nuestro país, el incremento de precios de algunos productos y servicios ha sido monstruoso y las cifras no parecen coincidir con la realidad que refleja el gobierno federal. 

Vamos por etapas

El empleo cayó de la noche a la mañana, la informalidad fue aumentando con el paso de los días y la crisis económica se fue infiltrando en los hogares mexicanos. Infinidad de empleos se perdieron, el recorte de ingresos fue brutal y los salarios de un sinfín de trabajadores se vieron afectados. La crisis sanitaria fue escalando, la economía se desestabilizó y la recuperación ha sido más lenta y tediosa de lo esperado.

Rumbo a la mejoría

Los riesgos se mantienen latentes, los niveles de inflación crecen, la demanda se dispara y la oferta no alcanza. Los precios de distintos servicios y productos se disparan, la economía mexicana se desestabiliza y hemos alcanzado niveles inesperados. Las finanzas de nuestro país están hechas un gran embrollo y necesitamos reforzar la política monetaria a través de un incremento de la tasa de referencia del Banco de México (Banxico) para intentar controlar los niveles de inflación, pero la solución no es tan sencilla como parece. 

Los próximos meses serán determinantes

La inflación ha pegado con todo y las finanzas mexicanas no logran estabilizarse. Se registran altas y bajas, las cifras cambian constantemente y la incertidumbre se mantiene en el ambiente. El clima financiero es volátil, los precios incrementan y el Banco de México (Banxico) busca la manera de mitigar los efectos económicos derivados de la crisis sanitaria. 

La inflación no quiere migrar

Los niveles de inflación siguen altos y la Tasa de Interés Interbancaria podría aumentar. Las presiones inflacionarias se mantienen, los riesgos se elevan y los precios de distintos productos y servicios se mantienen al alza. La inestabilidad económica permanece, la incertidumbre no cede y la población mexicana comienza a temblar. Hay choques previstos en el horizonte, las finanzas mexicanas no consiguen mantenerse en equilibrio y los efectos económicos de la pandemia siguen en el aire. 

De brazos cruzados

El poder adquisitivo del ingreso de infinidad de trabajadores mexicanos se ha visto afectado negativamente debido a la inflación y las repercusiones siguen surgiendo conforme pasa el tiempo. El Índice de Precios y Cotizaciones (INPC) se ha ido estabilizado tras las grandes fluctuaciones que ha vivido en los últimos meses, pero no es momento de cantar victoria y bajar la guardia, pues los niveles de inflación siguen altos y el dinero comienza a escasear.

Se avecinan meses complejos

La pandemia ha dejado huella en la economía mexicana, el confinamiento inicial causó graves consecuencias en las finanzas de nuestro país y las pérdidas han sido monumentales. Las repercusiones económicas derivadas de la crisis sanitaria han sido tremendas, muchas familias viven al día y una gran variedad de sectores de servicios cayeron dramáticamente.

Momentos de fragilidad

Los datos suben y bajan, las estadísticas cambian con frecuencia y no tenemos certeza sobre el desempeño económico de nuestro país. El clima financiero cambia constantemente, los mercados financieros no logran estabilizarse y la economía mexicana va en declive. Algunos pronósticos aseveran que vamos rumbo a la recuperación económica de nuestro país, pero estamos tras un telón de incertidumbre y no tenemos nada asegurado. 

Metas que parecen inalcanzables

Los niveles de inflación van y vienen, las cifras suben y bajan, pero las repercusiones sobre la economía mexicana se mantienen. Los precios de muchos alimentos permanecen elevados, los consumidores gastan con mayor cautela y las finanzas de nuestro país siguen frágiles. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) asevera que la inflación se desaceleró por tercer mes consecutivo, pero las cifras no reflejan la realidad que vivimos. 

La demanda cae y la inflación se dispara

Los ingresos de millones de familias mexicanas han sufrido grandes pérdidas desde el inicio de la pandemia y llevan muchos meses intentando regresar a una relativa normalidad. Infinidad de empresas hicieron recorte de personal, disminuyeron los salarios de un sinfín de trabajadores y despidieron a un alto porcentaje de sus ayudantes. Los sueldos de muchos trabajadores mexicanos cayeron y los efectos sobre sus familias salieron a relucir. Muchos dejaron de percibir centavos, inhabilitando la posibilidad de adquirir una canasta básica.