Uso de tarjetas de crédito: ¿cómo vencer al banco?

Uso de tarjetas de crédito: ¿cómo vencer al banco?

Las tarjetas de crédito son un producto financiero que nos ayuda a aprovecharlos beneficios de la banca. Nos dan acceso a un préstamo recurrente que puede ayudar a alcanzar metas y objetivos más fácil y rápido. Sin embargo, suele haber muchos mitos a su alrededor. Esto puede hacer que a veces actuemos de forma renuente a adquirir una. Recuerda de las tarjetas de crédito no son malas. El secreto para aprovecharlas al máximo es conocer cómo hacer un buen uso de las tarjetas de crédito. Aquí te daremos unos consejos que, incluso, te harán convencerte de por qué es mejor (a veces) tener una tarjeta de crédito a una de débito.

Uso de tarjetas de crédito vs. Débito

Las tarjetas son una herramienta que parece indispensable en la actualidad. Ya sea para guardar nuestro dinero, recibir pagos de nómina, o intentar hacer crecer nuestros negocios. Aunque nos brindan un amplio espectro de posibilidades, la verdad es que su uso ha aumentado durante los últimos años. Ahora bien, existen distintos tipos de tarjetas:

  1. Tarjetas de débito
  2. Tarjetas de crédito

Las primeras te ayudan a guardar tu dinero de forma segura en el banco. Pero suelen ser una especie de monedero electrónico únicamente. Su manejo suele ser fácil porque te permite recibir pagos y hacer transferencias, pero sólo del dinero que dispones. También te dan acceso a pagos desde plataformas electrónicas y terminales de pago. Todo esto hace que sean una opción accesible y amigable para tener un primer contacto con productos financieros y aprender a gestionar tu dinero. Si quieres conocer más de sus ventajas, ve este artículo. Por otro lado, las tarjetas de crédito funcionan como un préstamo. Ahí radica su principal diferencia. A continuación, te diremos más.

¿Cómo funciona el uso de una tarjeta de crédito?

Las tarjetas de crédito son préstamos emitidos por entidades financieras. Suelen usarse para hacer pagos de bienes y servicios. Debido a su formato, pueden confundirse con tarjetas de débito, pero sus funciones son distintas. Entre sus principales beneficios están:

  1. Evitar el manejo de efectivo
  2. Adquirir un seguro contra fraudes (la mayoría los tienen)
  3. Controlar mejor los gatos (registro de movimientos)
  4. Acceso al uso de banca electrónica
  5. Generar historial crediticio
  6. Aprovechar programas de beneficios y puntos premia

Estas son sólo algunas de las generalidades. Aquí puedes ahondar más al respecto.

Debes estar preguntándote, ¿por qué se diferencian tanto de las de débito? El secreto: al ser préstamos, se espera que pagues. No es un dinero extra, sino lo contrario: un gasto extra. Si no haces el pago a tiempo, generas intereses. Ahí es donde el banco recupera su inversión. Si no quieres que los bancos ganen, te contamos más acerca del correcto uso de las tarjetas de crédito. Así podrás aprovechar sus beneficios sin sufrir las consecuencias.

Al contratar una tarjeta de crédito debes considerar:

  1. Revisar qué comisiones y tarifas maneja. Sobre todo si tiene CAT (Costo Anual Total: es decir, la comisión por uso anual)
  2. Revisar qué programas de puntos y beneficios tiene
  3. Considerar el límite de tu línea de crédito
  4. Preguntar por los intereses y fechas de pago

Si quieres conocer más al respecto de estas consideraciones básicas de una tarjeta de crédito, puedes leer este artículo.

¿Por qué las tarjetas de crédito son una buena herramienta?

Pareciera que hay demasiadas complicaciones para utilizar una tarjeta de crédito, pero no es así. Si bien es cierto que debes poner atención en cómo usarlas, también te traen muchos beneficios. La tecnología que poseen te permite acceder a mayores negocios y servicios de forma internacional, ya que se admiten para pagos en muchos comercios. Aquí puedes conocer más acerca de algunas de las razones por las que se pueden volver tus aliadas. Además, te dejamos un par extra:

  1. Accederás a servicios y preventas exclusivos según los programas de puntos que tengas.
  2. Puedes recibir recompensas en puntos que te permite, incluso, pagar tu deuda.
  3. Existen programas que te darán recompensas para viajes o inversiones. Elige la opción que más te acomode.
  4. Si sabes usar los meses sin intereses, podrás combatir un poco la inflación, ya que obtendrás el precio inicial y evitarás comprar tus artículos a futuro con un mayor precio.

Buenos hábitos para usar tu tarjeta de crédito

Ahora que conoces el lado bueno, viene la parte responsable. Los beneficios que pueden darte las tarjetas de crédito son muy convenientes, pero no debes olvidar que hay que pagar para poder gozar de ellos. Si te atrasas en tus pagos, tu tarjeta se volverá una carga más que una ayuda. Y no se trata de eso. Lo importante es que puedas aprovecharla. ¿Cómo hacerlo?

  1. Haz tus pagos mensuales a tiempo: lleva un calendario y activa recordatorios. Esto te ayudará a generar un buen historial crediticio. Y recuerda que siempre es pagar más que el mínimo. Busca la cantidad que diga: “pago mínimo para no generar intereses” y su fecha. Asegúrate de poder cubrirla y si puedes, dar más.
  2. Compra sólo lo que puedas pagar: No hagas gastos extra. Piensa que este dinero es parte de lo que ya tienes, no algo extra. Para evitar esto puedes hacer presupuestos.
  3. Lee los términos y condiciones: Así puedes enterarte de los beneficios, las reglas y las consecuencias de retrasarte.

Si quieres ahondar más en esto, puedes dirigirte al siguiente enlace.

Un par de consejos más

Respecto al consejo anterior, recuerda que las comisiones y pagos son importantes. El mejor consejo que puedes utilizar es llevar un registro propio de tus gastos, fechas de pago y comisiones por pagar. No es necesario que sea de forma manual. Puedes hacerlo a través de medios digitales: registros o aplicaciones. Además, debes tener en claro qué significa cada uno de estos datos. Puedes comenzar a investigar esto desde este artículo.

Finalmente, aprovecha los seguros que te proporcionan las tarjetas de crédito. No generes gastos dobles. Uno de los beneficios de las tarjetas es que te brindan seguros distintos. Pueden ser por accidentes de viaje, equipaje, automóviles, robo, extravío y clonación.  Lee más acerca de a qué se refiere cada uno en este enlace. Así podrás evitar contratarlos por fuera mientras que hacer un buen uso de tus tarjetas de crédito.