¿QUÉ SON LOS CRÉDITOS DE CONSOLIDACIÓN?

¿QUÉ SON LOS CRÉDITOS DE CONSOLIDACIÓN?

Hay algo que no deja en paz a Francisco: debe un préstamo bancario por $15,000; gastos con una tarjeta de crédito por $9000 y un préstamo para automóvil por $12,000. Además, un teléfono con valor de $5000. Son bastantes deudas y por ello está pensando en solicitar un préstamo por $50,000 a otro banco para pagar todas sus deudas y quedarse con una sola.

Tú, ¿qué opinas? ¿Es mejor adquirir un crédito de consolidación o conviene más pagar las deudas individualmente?

Antes que nada, debemos tener en claro qué es un crédito de consolidación, porque, en última instancia, es una deuda como cualquier otra, con la diferencia de que este es un dinero para pagar las demás deudas que tienes. El banco no te enviará este dinero a tu cuenta, sino que lo enviará directo a los otros bancos o instituciones con las que estás endeudado. De esta manera, todos tus préstamos actuales serán pagados y tú te quedarás con uno solo, el cual necesitas pagar. Estamos hablando de una sola deuda, en lugar de tres, cinco o diez.

Suena bien, ¿no es cierto?

Sin embargo, debes tener en cuenta algo:

Nada es gratis, especialmente en el mundo de las finanzas.

Al aceptar un crédito de consolidación, ganas dos cosas:

Dejas de preocuparte por si olvidas pagar una de las cuotas de tus deudas, ya que tienes un solo préstamo, y la responsabilidad con un solo banco.

Seguramente buscas que estos pagos mensuales sean menores que la totalidad de tus deudas actuales. Por ejemplo, Francisco hoy paga $1000 por su préstamo bancario, otros 1000 por el préstamo de automóvil, $500 por su tarjeta de crédito y $200 por su teléfono. En total, Francisco paga $2700 mensuales. Es probable que, después de tomar un crédito de consolidación, deba pagar, como mucho, $1500.

Así es. Sus pagos mensuales serán menores y esta es una gran ventaja.

Pero, ¿es igual el plazo para pagar un crédito de consolidación que el necesario para pagar todas sus deudas actuales? Seguramente el plazo es más largo, porque este es el precio que pagas por tener pagos mensuales más bajos. En lugar de pagar tu deuda durante tres años, tendrás que pagarla a lo largo de los próximos cuatro o cinco años. Y hay algo más: necesitas verificar que no haya costos adicionales, como de seguridad, en el caso de no que no puedas pagar a tiempo. Por otra parte, a veces tienes que ofrecer una garantía por ese préstamo con alguna propiedad o inmuebles.

De esta manera, a menudo te cobran comisiones y costos adicionales, y a pesar de pagar una cantidad menor cada mes, la cantidad total de la deuda crece. Finalmente, habrá que pagar todo. Y eso significa que ese día en que estés libre de deudas se aleja cada vez más.

Ahora ya sabes que el crédito de consolidación tiene sus ventajas y desventajas. Así, ¿conviene aceptarlo o no? ¿Cuándo debes considerar tomar un crédito de este tipo? Es una opción cuando cumples con los siguientes cinco puntos:

1. Has preparado tu presupuesto familiar y conoces bien tus ingresos y gastos.

2. Has cortado todos los gastos innecesarios, al máximo.

3. Has vendido todas las cosas que no necesitas.

4. Hiciste todo para aumentar tus ingresos y ganar dinero extra.

5. Has organizado sus finanzas y tienes un plan de pagos sólido y responsable para liquidar todas tus deudas.

Entonces, si a pesar de hacer todo esto no eres capaz de pagar a tiempo tus deudas, el crédito de consolidación es para ti. En otras palabras, considera consolidar tus deudas sólo cuando hayas visto y puesto en práctica la mejor forma de salir de ellas. Pero, cuidado, incluso si decides tomar un crédito de esta clase, y tu cuota mensual disminuye, haz lo posible para que esto no te detenga en buscar cambios y mejorar tus finanzas.

Ahora bien, ¿cuándo no debes tomar un crédito de consolidación? Cuando puedes pagar a tiempo las cuotas de tus deudas y tan sólo buscas disminuir tu cuota mensual con el préstamo de consolidación. Porque ya sabes que esto tiene su precio. Tampoco lo aceptes si tienes desorden en tus finanzas o tu problema es que olvidas pagar tus deudas a tiempo, porque son varias.

Buscar la comodidad no es una buena razón para aceptar un crédito de consolidación. Esta solución solamente “duerme” tu conciencia. Lo que necesitas no es una solución que te dé conformidad, sino una que funcione verdaderamente y a largo plazo.

Espero que esta información te dé las herramientas necesarias, aunque sean básicas, para que tomes la mejor decisión.

Tomar una deuda para pagar otras, sin cambiar tus hábitos financieros, los que te llevaron a caer en esta espiral de endeudamiento, no es una solución, sino que solamente estás posponiendo otra catástrofe financiera.

Antes de iniciar cualquier estrategia para salir de dudas, debes ordenar tus finanzas, tus hábitos y tus pensamientos.