Blog

Cada centavo suma

Para poder ahorrar, debemos aprender a gastar con responsabilidad. Para conseguir un ahorro exitoso, debemos tomar decisiones con inteligencia financiera. Para lograr que nuestros recursos jueguen a nuestro favor y que nuestras finanzas personales no se vean afectadas por factores externos, debemos situarnos en nuestra propia realidad y tomar conciencia sobre nuestras elecciones cotidianas.

Solo el tiempo dirá

La crisis económica derivada de la pandemia del Covid-19 no termina por ceder y las repercusiones siguen surgiendo a pesar de haber iniciado un nuevo ciclo. Este año que inicia no parece estar empezando con el pie derecho pues la caída en los ingresos del gobierno registró el déficit presupuestario más elevado de la historia reciente de nuestro país, según HR Ratings.

Dando pasos adecuados

Los cierres de año siempre son complejos y nos enfrentan a gastos mayores. Los cierres de año tienden a ser financieramente más inestables, pues las compras aumentan y nuestra situación económica puede verse afectada si no hemos sido cuidadosos con ella. Los cierres de año nos enfrentan a grandes retos que debemos superar, pero si nos situamos en el contexto adecuado y seguimos estrategias que vayan acordes con nuestro estilo de vida, nuestras finanzas personales no tienen porque verse afectadas.

Todo podría comenzar de nuevo

No logramos dar pasos seguros pues las finanzas mexicanas siguen sumamente debilitadas. No logramos entender el terreno sobre el cual estamos parados y un pequeño cambio provoca grandes fluctuaciones. No logramos acomodar dar carpetazo a la gran crisis por la que estamos pasando y las cosas se salen de control a la menor provocación.

Todo lo contrario

Todo comienza en nuestra mente y en la manera en la que percibimos nuestro mundo interno. Todo comienza con nuestra mentalidad y con la actitud con la que enfrentamos la vida. Todo comienza con la relación que tenemos con nuestro capital y con los aprendizajes que hayamos adquirido a lo largo de nuestra vida.

Y vuelve a caer

Cuando todo parece comenzar a tomar sentido, algo surge y las cosas se complican. Cuando al fin el sector aéreo comienza a despegar y a salir de la gran crisis en la que entró al inicio de la pandemia, algo sucede y el panorama se nubla. Cuando la vida nos presenta un paisaje más positivo, nuestro optimismo cae y el espectáculo se sale de control.

Confiar con cautela

Para maximizar nuestras finanzas personales, necesitamos herramientas y organización. Para tener una vida financiera más estable, necesitamos comprometernos y hacer uso de las estrategias que más se adapten a nuestro estilo de vida. Para lograr la salud financiera, necesitamos informarnos de distintas fuentes, mantenernos actualizados y potenciar nuestros aprendizajes. Para conseguir una vida financiera más sólida, necesitamos entender y aplicar nuestros conocimientos a nuestra vida personal.

El mercado laboral tomará forma

La crisis del desempleo ha estado en su máximo auge y poco a poco va tomando forma. El empleo formal se va recuperando gradualmente y la informalidad va tomando sentido. El mercado laboral se va reactivando y mucho gracias a la reactivación acelerada en la economía norteamericana, la cual ha conseguido tener un impacto positivo sobre nuestro país.

El ahorro es una oportunidad

El ahorro es esencial para tener una vida pacífica. El ahorro nos permite tener una sensación de seguridad en nuestro día a día y nos ayuda a blindar nuestras finanzas personales ante los imprevistos de la vida cotidiana. El ahorro nos protege, nos ofrece un panorama más claro y nos permite dar pasos firmes hacia la salud financiera. Ahorrar es un desafío, pero si logramos vencerlo, nuestro bienestar se verá impactado de manera positiva.

La debilidad económica terminará

Hemos cerrado el año más complejo de la historia reciente de nuestro país, pero la economía no termina por reestablecerse. Las actividades no esenciales han sufrido grandes sacudidas y el nuevo confinamiento implementado hace algunas semanas terminó por complicar las cosas aún más. Muchas micro, pequeñas, medianas y grandes empresas han tenido pérdidas monumentales y el panorama aún no se ve claro, pero tampoco apunta hacia una recuperación fácil.